Pasos para hacer una rutina de fuerza correctamente

Pasos para hacer una rutina de fuerza correctamente

febrero 8, 2017 Desactivado Por ictiva

La intensidad del entrenamiento es un factor clave en una rutina de fuerza

Una rutina de fuerza no solo está diseñada para potenciar y fortalecer los músculos del cuerpo, también proporciona un aumento de la masa muscular, aunque lógicamente no se consiguen los mismos resultados que con una rutina de hipertrofia. Este tipo de rutinas se llevan a cabo unos meses antes de pasar a la fase de volumen, así se puede aprovechar la fuerza obtenida en los entrenamientos para muscular.

Las rutinas de fuerza no son muy utilizadas por principiantes, con lo cual, se suelen cometer serie de errores que condicionan bastante los resultados. A continuación, os explicamos 4 pautas a seguir para que la rutina de fuerza sea todo un éxito.

¡Toma nota!

Intensidad del entrenamiento: es importante trabajar con altas cargas de peso que potencien los músculos, pero no siempre, los músculos pueden sobrecargarse. Así que es muy importante ir moderando la intensidad en cada entrenamiento para ir progresando y no estancarse. Recomendamos ir paso a paso, subiendo el peso progresivamente.

Descansa adecuadamente entre serie y serie: en una rutina de fuerza se entrena con pesos muy elevados que obligan al sistema muscular a dar lo mejor de sí. Tienes que ser paciente y cumplir con los descansos estipulados para que el entrenamiento sea 100 % efectivo. En este tipo de rutinas se suele descansar entre tres y cinco minutos, un poco más que en las rutinas destinadas a aumentar la masa muscular, que oscilaría en los dos minutos.

inicia-tu-entrenamiento-ahora-png

Volumen de entrenamiento: en los entrenamientos de fuerza se utilizan ejercicios multiarticulares. Este tipo de ejercicios son las sentadillas, el peso muerto, press de banca, dominadas… Es decir todo aquellos ejercicios en los que se necesita mucha fuerza y una técnica depurada. Si aún no dominas bien del todo la ejecución de cada ejercicio, empieza levantando poco peso. Y muy importante, no realizar más de 3 ejercicios de este tipo en cada sesión.

No esperes la congestión: en los entrenamientos de hipertrofia, aquellos destinados a aumentar la masa muscular, suelen congestionar los músculos al final de la sesión si se ha llevado a cabo correctamente. Es decir, sientes el hinchazón en los músculos y te hace sentir más grande por unos momentos. En la rutina de fuerza no sucede esta congestión, así que no es motivo de preocupación no sentirse congestionado después del entrenamiento.

Pon en práctica estos consejos y aumenta la fuerza de tus músculos.

¡Ánimo!