5 estiramientos saludables para aumentar la flexibilidad

septiembre 1, 2019 Desactivado Por ictiva

Muchas veces nos centramos en ganar músculo, perder peso, fortalecer las articulaciones o cualquier otro objetivo deportivo olvidando que también debemos entrenar la flexibilidad. 

Si no hacemos ejercicios para mejorar la flexibilidad, iremos perdiendo poco a poco la capacidad que tenemos de estirar las extremidades y, en consecuencia, perderemos rango de movimiento y todo lo que ello conlleva. 

Para que nuestros usuarios no pierdan esta capacidad, hemos preparado una rutina con ejercicios para mejorar la flexibilidad. Estos ejercicios los puedes hacer en casa, aunque también los puedes hacer en el trabajo, en el parque o donde tú prefieras. 

Además, es una buen momento para que te relajes y desconectes del estrés del día. Esto te ayudará a mejorar tu bienestar y a dormir mejor. Algo muy importante para tener la energía suficiente para rendir en el trabaja y en el gimnasio.

Ahora que sabemos lo importantes que son, podemos empezar a hacer los ejercicios:

 

Ejercicios para aumentar la flexibilidad desde casa: 

Es importante que antes de empezar los ejercicios dediquemos unos minutos a respirar profundamente para relajarnos. Así haremos mejor los ejercicios, de forma más consciente y controlaremos los movimientos. 

Tocar el suelo con las manos: empezamos de pie, con las piernas ligeramente separadas y la espalda recta. No debemos sacar el culo o meter mucho el abdomen, debemos estar rectos. Mientras respiramos profundamente, bajamos el tronco, con los brazos estirados hacia el suelo, hasta que toquemos el suelo con las manos. Si no llegamos al suelo no pasa nada, bajamos hasta donde nos permita el cuerpo y aguantamos ali al menos 20 o 30 segundos. Pasado este tiempo volveremos a la posición inicial. Es importante que tanto al bajar como al subir lo hagamos de forma pausada y controlada, si lo hacemos de golpe puede darnos un tirón y lesionarnos. También debemos procurar que la piernas estén estiradas en todo momento. 

Tocar el suelo y subir una mano: este ejercicio es parecido al anterior. De hecho el inicio es el mismo. Debemos bajar las manos y tocar el suelo. Pero en lugar de subir, dejaremos las manos apoyadas al suelo, flexionamos ligeramente la rodilla derecha levantamos la mano izquierda del suelo. La llevamos hacia el lado y la subimos lentamente hasta el techo. Veréis que tenéis que girar un poco el tronco para poder hacer el movimiento, pero no tenéis que girarlo del todo porque la otra mano debe seguir en el suelo en todo momento.

Apertura de piernas con toque al suelo: empezamos de pie, con las piernas separadas más del ancho de las caderas. Llevamos los brazos hacia adelante y bajamos la espalda hasta tocar con las manos al suelo. Una vez que apoyemos las manos al suelo, separaremos un poco más las piernas. Debemos sentir que tira pero no que haga daño. Si nos duele, cerramos un poco. Como con los ejercicios anteriores, si no podemos llegar al suelo, no pasa nada, bajamos hasta donde podemos y aguantamos allí. También aguantaremos unos 30 segundos la posición. 

Brazos encima de la cabeza: para hacer este ejercicio necesitamos una banda elástica o una cuerda elástica que nos permita hacer el movimiento. Este consiste en coger la banda con las manos, empezamos con los brazos estirados delante del pecho y los estiramos hacia atrás. Mientras los llevamos hacia atrás los tenemos que abrir un poco para que nos facilite el movimiento. Cuando los hayamos pasado por detrás de la cabeza y hayamos llegado a la altura del culo, los volveremos a levantar y pasar por delante de la cabeza hasta llegar a las caderas. Recordad que hay que hacer siempre el movimiento lentamente, nunca rápidamente. Haremos 5 repeticiones de este movimiento.

Flexión de rodilla: para hacer este ejercicio necesitamos una silla. Nos ponemos delante y ponemos la pierna derecha encima, con la rodilla flexionada en ángulo recto. A continuación, movemos el talón izquierdo y lo llevamos hacia atrás, hasta que la pierna esté en diagonal del suelo. Es importante estirarlo solo hasta donde podamos. El talón debe tocar el suelo todo el rato. Podemos apoyar  las manos en el reposacabezas de la silla para poder mantener el equilibrio todo el rato. Después de aguantar entre 20 y 30 segundos así, haremos lo mismo con la otra pierna. 

Esta ha sido la rutina de hoy, encontraréis más ejercicios en la sala de estiramientos de nuestro gimnasio online. es importante que hagáis dos o tres sesiones de estiramientos a la semana (aparte de estirar antes y después de entrenar) para mantener una buena flexibilidad. estas videoseisones tienen muchos beneficios para el cuerpo. 

Al principio, podéis hacer una o dos sesiones a la semana y cuando os hayáis acostumbrado, podéis aumentar el número de entrenamientos semanales. también las podéis combinar con ejercicios de otras disciplinas. En nuestra app de entreno en casa encontraréis 21 disciplinas diferentes, para que hagáis los ejercicios que queráis de cada modalidad deportiva.