Cómo motivarse para seguir entrenando

septiembre 26, 2016 Desactivado Por ictiva

El cuerpo que luces en verano, se trabaja en invierno

Lejos quedan esos meses previos al verano donde “lo dábamos todo” para poder lucir figura en la playa. ¿Y ahora qué? ¿Dejamos de entrenar teniendo en cuenta que aún quedan muchos meses por delante? Sería un verdadero error, en este artículo os enseñaremos cómo motivarse para seguir entrenando en esta época del año.

Antes que nada, hay que evidenciar que hacer deporte no solo te permite presumir de cuerpo, sino que también ayuda a generar hábitos saludables y mejoras tanto físicas como psíquicas. En segundo lugar, es mucho mejor llevar una alimentación saludable y entrenar durante todo el año que hacerlo deprisa y corriendo en los meses previos. El cuerpo te agradecerá que vayas asimilando los cambios poco a poco y a ser posible regulando la pérdida de peso, sin altibajos que pueden derivar en problemas de salud.

inicia-tu-entrenamiento-ahora-png

Cambia de rutina de vez en cuando: cambiar de rutina o de plan de entrenamiento puede ser un modo de recuperar la motivación. Hacer siempre los mismos ejercicios durante un tiempo prolongado no te permitirá mejorar tu condición física, sino todo lo contrario, agotarte físicamente y mentalmente. Así que, cada mes o mes y medio varia un poco los ejercicios de tu plan de entrenamiento.

Piensa en tu meta: la mayoría de personas con falta de motivación es a causa de la ausencia de objetivos, sin un objetivo establecido que desees es imposible mantenerte motivado. Necesitas querer algo para llevarlo a cabo. Visualizar tu objetivo y luchar hasta conseguirlo, es el único modo de permanecer activo. Dentro de un objetivo a largo plazo puede haber distintos “sub objetivos”. Por ejemplo, si tu meta es adelgazar 20 kilos durante un año (objetivo a largo plazo), un “sub objetivo” o pequeño objetivo sería ir perdiendo progresivamente 5 kilos cada 3 meses.

Date un capricho de vez en cuando: a veces es necesario desconectar para volver a llenar el cuerpo de energía, siempre y cuando no olvides tu meta a largo plazo. Saltarte un día el entrenamiento no hará que no consigas tu objetivo. Es preferible faltar un día o dos al mes, que ir 3 meses seguidos, agotarse mentalmente y no volver hacer ejercicio en mucho tiempo.